Saltar al contenido

Todo en Deshumidificadores

 

Los deshumidificadores son los aliados perfectos para acabar con la humedad, el moho y la sensación de frio que traen estos a nuestros hogares. Son aparatos eléctricos pequeños y silenciosos, perfectos para utilizarse en cualquier lugar de la vivienda donde resida la humedad.

El exceso de humedad en el hogar puede resultar, además de molesto, bastante perjudicial para la salud de las personas, sobre todo para aquellos que padezcan cualquier tipo de patología respiratoria.

Existe una gran variedad de tipos y modelos por lo que decantarse. Los deshumidificadores son la mejor solución ante estos problemas. ¡Encuentra aquí las mejores ofertas!

deshumidificadores

¿Qué es un deshumidificador?

Un deshumidificador de aire es un sistema o aparato de climatización cuya principal función es la de eliminar la humedad del aire de aquel lugar en el que se localice. Para poder eliminar la humedad del aire, este ha de pasar al interior del aparato, donde discurre por una zona fría que permite condensar el agua que el aire contiene.

El agua que se obtiene se almacena en un depósito del que dispone el propio deshumidificador de aire. Lógicamente, el agua del depósito se deberá eliminar de manera periódica. Una vez que el aire ha realizado dicho recorrido, y antes de salir nuevamente al exterior, pasa por una zona caliente donde el aire vuelve a recuperar su temperatura normal.

¿Para qué sirve?

Como se ha indicado en líneas anteriores, el principal objetivo de cualquier deshumidificador de aire es mantener un nivel de humedad del ambiente controlado y totalmente saludable para quienes residan en el hogar.

Este tipo de aparatos extractores de aire resultan indispensables para poder conseguir que se pueda disfrutar de un hogar o estancia mucho más agradable y cómoda, con los beneficios que ello conlleva para la salud de la persona.

Gracias a los deshumidificadores de aire, en los meses de verano se pasará menos calor, ya que la humedad elevada provoca una mayor sensación de calor. Lo mismo sucede en los meses de invierno, es decir, al reducir los niveles de humedad, la sensación de frío que se perciba será menor.

como funciona un deshumidificador

¿Dónde comprar un deshumidificador?

Todas aquellas personas que se encuentren decididas a comprar un deshumidificador para su hogar o empresa han de saber que disponen de numerosos lugares en los que poder hacerse con este tipo de aparatos.

Este tipo de aparatos extractores podemos comprarlos baratos en tiendas online como Amazon, para los que apuestan por una compra cómoda y segura. También podemos encontrarlo en establecimientos como; Media Markt, Carrefour o Eroski.

La gran ventaja desde la aparición de Internet es que hoy en día ya no es necesario cargar con este tipo de aparatos hasta casa, podrán traerlos a la puerta de la vivienda sin tener que hacer esfuerzo alguno a un precio tan económico como en una tienda.

¡Disfruta de las mejores ofertas de deshumidificadores!

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un deshumidificador?

Tomar la decisión de comprar un deshumidificador de aire no es lo complicado, lo verdaderamente complicado es saber qué aparato elegir entre la gran diversidad de modelos que se pueden encontrar en el mercado. Para poder tomar la decisión adecuada será necesario tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Tamaño/dimensiones de la estancia en la que se va a colocar el deshumidificador, ya que estos aparatos suelen ser algo grandes. Se trata del aspecto más importante a tener en cuenta. Se pueden utilizar en baños, dormitorios o en el lugar que se desee.
  • Número de litros de agua que el deshumidificador será capaz de extraer.
  • Consumo energético que realiza este aparato eléctrico anualmente. A pesar de elegir un producto de bajo consumo, habrá que tener en cuenta que, a mayor humedad y temperatura en el ambiente, mayor será el consumo que realizará el deshumidificador, independientemente del tipo de deshumidificador que se haya elegido.

Los deshumidificadores refrigerantes suelen ser los modelos más comunes. Poseen la gran ventaja de que su precio es inferior al de los deshumidificadores desecantes. Además, existe una gama de productos mucho mayor a elegir en el mercado.

Es importante tener en cuenta que cualquier deshumidificador de aire elegido ha de ser capaz de mantener el nivel de humedad relativa, como mínimo, entre el 50-55%, ya que son unos niveles correctos, mientras que todos aquellos que superen este porcentaje se encontrarán por encima de lo que resulta verdaderamente saludable.

¿Cómo saber si se necesita un deshumidificador?

Como se decía, el nivel de humedad de cada hogar puede variar de manera muy considerable, y dependerá principalmente de la época del año, el nivel de precipitaciones del lugar y la calidad que ofrezcan las tuberías de la vivienda. Es por este motivo que algunas señales que pueden indicar si un hogar necesita de un deshumidificador de aire son las siguientes:

  • Moho: La aparición de moho en el techo y paredes es una señal de que el nivel de humedad en el ambiente es excesivo, por lo que ha de ponerse solución de manera inmediata. Los deshumidificadores son la mejor opción para ayudarte a terminar con el problema, no sin antes haber limpiado previamente todo el moho que haya aparecido en la vivienda.

 

  • Olor a humedad: Otra señal que puede ser prueba de que el nivel de humedad en el hogar resulta demasiado elevado es el olor a humedad. Si existe un fuerte olor a humedad dentro del hogar debe encontrarse la causa o motivo que lo esta generando, buscando la fuente del problema.

 

  • Condensación del agua: Todos aquellos hogares que poseen gotas en jarrones, cristales o ventanas estarán dando claras señales del altísimo nivel de humedad que tiene el interior de la vivienda. Un extractor de humedad permitirá que los niveles se reduzcan de manera considerable, eliminando el exceso de agua del aire.

extractor de humedad

Características del extractor de humedad

Los deshumidificadores de aire, también conocidos como extractores de humedad, tienen unas características que los hacen unos aparatos eléctricos muy recomendados e interesantes para todos los hogares. Conozcamos sus características principales:

  • No requieren de ningún tipo de mantenimiento, por lo que solamente será preciso vaciar su depósito de manera regular.
  • La capacidad extractora de los deshumidificadores varía entre los 5 y los 35 litros de agua extraída por cada 24 horas de funcionamiento (en el caso de los aparatos domésticos)
  • Al tratarse de aparatos portátiles pequeños y que no requieren de instalación, pueden trasladarse de un punto a otro de la vivienda con total comodidad.

Beneficios

Muchísimos son los beneficios que son capaces de aportar este tipo de aparatos, ya no solo para garantizar una adecuada conservación de la vivienda, sino para poder disfrutar de un mejor estado de salud y evitar la aparición o empeoramiento de determinadas patologías. Entre los muchos beneficios que ofrecen los deshumidificadores, pueden destacarse los siguientes:

  • Ayudan a mejorar los diferentes síntomas de las patologías respiratorias (asma, alergias, etc.)
  • Ayudan a terminar con moho, ácaros y hongos, los cuales pueden aparecer cuando la humedad relativa alcanza el 70% o más.
  • Previenen la aparición de las antiestéticas manchas de moho en paredes y techo
  • Mejoran dolencias de los huesos como la artritis, el reuma, u otras patologías.
  • Ayudan a prevenir los daños en aparatos eléctricos, muebles de madera, tuberías, así como todas aquellas superficies que sean metálicas.
  • Ayudan a ahorrar mucho dinero a futuro, debido a que impiden que se dañen muebles, aparatos y estructuras/zonas de la vivienda.
  • Podrás acabar con la humedad de tu hogar a precios económicos comprando deshumidificadores baratos.

Depósito

Lógicamente, cuanto más grande sea el depósito, mayor capacidad tendrá el deshumidificador de aire y menor será la frecuencia con la que se tendrá que eliminar el agua del aparato, con la consiguiente comodidad que ello brindará a los residentes en la vivienda.

La gran mayoría de los depósitos que poseen los deshumidificadores son transparentes y fabricados en plástico resistente, lo que le confiere una gran durabilidad en el tiempo y evita que el contacto constante con el agua pueda causarle daños que impliquen tener que cambiar su depósito.

Recordad que siempre habrá que tener en cuenta el tamaño y dimensiones de este ya que, si no se dispone de gran espacio en la vivienda, será preciso escoger un modelo más pequeño y por tanto con una menor capacidad.

La gran mayoría de deshumidificadores, al detectar que el depósito está lleno de agua, se apagará de manera automática, de este modo se evitará que el agua se desborde del depósito en caso de haber olvidado vaciarlo.

capacidad del deshumidificador

Tipos de deshumidificador

Dependiendo de su funcionamiento, debe decirse que se pueden encontrar dos tipos de deshumidificadores de aire diferentes: modelos refrigerantes y modelos desecantes. Conozcamos sus diferencias.

Deshumidificadores refrigerantes

Este modelo de deshumidificador se caracteriza por funcionar con un compresor. Dispone de un ventilador que aspira el aire, lo filtra y lo lleva a un evaporador que posee una muy baja temperatura debido al gas refrigerante que posee. Cuando el aire pasa por el evaporador el agua que lleva alcanza su punto de rocío, se condensa y se separa de éste.

El agua que se extrae se puede almacenar en un depósito ubicado en el propio deshumidificador o bien se podrá eliminar a través de un desagüe que se encuentre conectado a la red de saneamiento. El ciclo termina cuando el aire pasa por un condensador que caliente al aire y le ayuda a recuperar nuevamente su temperatura inicial, momento en el que expulsa el aire al exterior.

Deshumidificadores desecantes

Este modelo de deshumidificador funciona sin necesidad de compresor ni refrigerante. Este tipo de aparatos absorben el aire, el cual es llevado a un condensador que cuenta con un rotor impregnado con un material higroscópico que suele conocerse como desecante, el cual absorbe el agua del aire. Por norma general, el desecante más utilizado suele ser el gel de sílice.

Por otro lado, cuenta con un circuito de aire que realiza el secado del gel de sílice. Es ideal para eliminar la humedad de ambientes muy fríos, llegando a reducir la humedad relativa por debajo del 35%.